domingo, 19 de septiembre de 2010

Chloe (2009, Atom Egoyan)


Relaciones en el abismo



Chloe
EE.UU./Canadá/Francia, 2009. Dirección: Atom Egoyan. Guión: Erin Cressida Wilson. Fotografía: Paul Sarossy. Música: Mychael Danna. Montaje: Susan Shipton. Intérpretes: Julianne Moore, Liam Neeson, Max Thieriot, R. H. Thomson, Nina Dobrev. Duración: 96 minutos.


El realizador egipcio Atom Egoyan ofrece con Chloe su revisión del film Nathalie X (2003) de Anne Fontaine. Mismo responsable de títulos como Exotica (1994) y Ararat (2002), Egoyan sustituye en Chloe los rostros originales de Fanny Ardant, Gérard Depardieu y Emmanuelle Béart por los de Julianne Moore, Liam Neeson y Amanda Seyfried. Y la aventura está muy bien.
Está muy bien porque Julianne Moore es extraordinaria, pero también y sobre todo porque el film desarticula meticulosamente los engranajes de familia desde los que se caracteriza, cínicamente, la clase atildada. Las poses que –históricamente- la delatan revelarán sus artificios de manera paulatina. Podría pensarse que son los celos femeninos los que ofician como móvil destructor, pero más certero será detenerse en los años y el tiempo que circula y que pasa y que da cuenta a la pareja de que nada es como era o como se creía que lo fuera.
Todo ello por un cumpleaños sorpresa al que el agasajado no llega. David (Liam Neeson) pierde el vuelo y Catherine (Julianne Moore) enhebra sospechas cada vez mayores hacia su marido. Es entonces cuando entra en juego la pieza tercera, Chloe (Amanda Seyfried), prostituta de compañía y de fantasías garantidas. Ella como detective de sentimientos, como anzuelo para las ganas sexuales del esposo. Que Chloe le permita a Catherine –ginecóloga y aburrida- pruebas que den cuenta de la infidelidad que sospecha.
A partir de allí la serie de encuentros provocados comienzan a alertar los sentidos dormidos de Catherine, quien goza de manera creciente con los relatos que Chloe le hace de ellos, mientras le susurra desde sus labios rojos, de abismo: el escondite para el amor, el jardín de invierno y sus vidrios sudados, las arrugas de sábana como testigos. Catherine refrena y atrae hacia sí lo que Chloe le despierta, sin saber demasiado hacia dónde en verdad dirigirse.
En Atracción fatal (1987) el realizador Adrian Lyne exponía de manera reaccionaria, conservadora, los influjos letales de la mujer amante. En su momento determinante, el film devolvía el desorden a su cauce habitual, amén de castigar previsiblemente a la “culpable”. Vale la cita como contrapunto, como antítesis desde la que el film Chloe se piensa. Allí donde el film de Lyne cerraba sus puertas de modo moralista, la propuesta de Egoyan es la de abrirlas para pautar dudas. Interrogantes que aparecen para permanecer, aunque más no sea a través de la figura de un simple adorno de cabello.
Eso sí, y genialmente, qué bien etiquetada quedará la pulsión sexual materna, la misma que –en palabras de Freud, en términos de Zizek- está destinada a impedir la unión sexual del hijo. También la del marido. Bastará un juego de miradas final para la verificación posesiva de los hombres del entorno, los que viven bajo el mismo techo de la madre de familia. El adorno del cabello, a recordar, es también regalo -y legado- de madre. Aunque con heridas, la tradición permanece.

1 comentario:

Diego Cúneo dijo...

De egoyan me acuerdo de Exotica y El dulce porveni, obras maestras para mi...El viaje de Felicia me decepciono bastante...cambiando de tema. ¿Van a hacer algún especial de Chabrol?